Compañeros trabajadores, las tiendas cooperativas sindicales de nuestra organización sindical, son un logro del esfuerzo conjunto de los Trabajadores, Sindicato y Organismo, sin dejar de lado que han sido y son un medio honesto para incrementar un poco los ingresos de sus socios, por ello vale pena primero recordar como nacieron y hacia donde van.

Cuando CAPUFE, comienza su vida como el organismo descentralizado que es, y teniendo al frente como Director General, Lic. Hugo Cervantes Ríos, y que en ese tiempo las casetas de cobro estaban situadas a varios kilómetros de distancia de las poblaciones aledañas, los trabajadores de los tramos carreteros de ese entonces le plantean que se presenta una imperante necesidad que es, la de adquirir  alimentos y bebidas para el autoconsumo, lo que les permitiría poder estar en mejores condiciones durante su jornada laboral. Así el Lic. Hugo Cervantes Ríos, una persona sumamente sensible y preocupada, les autoriza a los trabajadores que instalen una hielera. Y así lo hacen nuestros compañeros, en la que llevan coca cola y cigarros Raleigh, que ponen en una pequeña cajita de madera encima del improvisado refrigerador.

Es importante mencionar que siempre ha sucedido que los trabajadores de las plazas de cobro han doblado turno, por la ausencia de un trabajador o por las licencias médicas,  entonces las necesidades ya se incrementan, ya cambian, ahora necesitamos alimentos más sustanciosos como la torta el sándwich y por tal razón se empiezan a vender sándwiches en esos mismos espacios.

Tiempo después los trabajadores le plantean a este mismo Director ya casi al término de su gestión, como director de CAPUFE, la necesidad de hacer o establecer pequeños puestos de lámina, puestos que facilitaban las diferentes empresas vendedoras de refrescos principalmente la coca cola, y eso es lo que se instala en diferentes espacios, que les permite el patrón. A un lado de las casetas se instalan y ahí se vende coca cola, cigarros, incluso algunos otros artículos de utilidad como focos, bandas, increíble pero cierto, empezamos a vender refacciones. Todo esto se da entre los años  1963-1964  y es cuando se consolidan un poco todos estos negocios, siendo en 1964 cuando termina la gestión del Lic. Hugo Cervantes Ríos, que por cierto iba a ser el candidato a la Presidencia de la República, un hombre que realmente hubiera hecho un buen papel.

Podemos decir que ahí nacen y se dejan las tiendas en manos de los trabajadores, se admite que sean ellos los que  administren y que proyecten a futuro negocios más dignos, más productivos.

Con el paso del tiempo no solamente fueron de láminas las cooperativas que hubo en las primeras carreteras como son la México-Cuernavaca, Palmira-Amacuzac-Iguala, México-Querétaro, México-Puebla y la de Tijuana que se construyen  casi al mismo tiempo.

El aforo se fue incrementando año con año hasta llegar a más de un millón de vehículos diarios que cruzan en todas las carreteras que administra CAPUFE, más de un millón de vehículos diarios, se ha incrementado la cantidad de vehículos que transportan  carga, siendo un factor principal el crecimiento de éste aforo,  el cierre del ferrocarril, lo que detona la utilización de las carreteras para transportar todo lo que antes se transportaba por medio del ferrocarril y es este el motivo lo que hace que nuestros clientes de las tiendas  cooperativas aumente,

Sin embargo nuestras cooperativas nacen sin reglas establecidas, sin reglamentos, no se orienta a los trabajadores para que se constituyan legalmente por medio de actas constitutivas, ni ajustándonos a las leyes del cooperativismo. Nace sin organización alguna al respecto, originando problemas entre ellos, como actos de corrupción derivado de una mala administración.

Es muy importante no olvidar que siempre se ha tenido la amenaza de quitar los negocios de los trabajadores, les cierran, les tiran un viaje de grava enfrente para que la gente no tenga acceso, les han puesto barreras; en fin ha habido todo tipo de actitudes de CAPUFE en perjuicio de estas sociedades cooperativas, que ahora son verdaderas sociedades cooperativas.  Siendo que siempre ha existido el juego de los intereses, desde siempre los administradores de las plazas de cobro les han requerido alguna aportación o algunas concesiones a las tiendas sin costo para ellos, los superintendentes de los campamentos también se han visto beneficiados con las utilidades, donde una cantidad de  dinero mensual ha sido también para ellos. Llego el momento en que sociedades cooperativas que tenían un movimiento económico muy alto,  hicieron llegar a la  Dirección de Operación grandes regalos o invitaciones a comidas muy caras y de esa manera se ganaban la voluntad de ellos para que quedaran protegidos, convirtiéndose en  grupos de poder que se unían para mal administrar las tiendas cooperativas.

Tiempo después CAPUFE inicia su proyecto de modernización, y estando ya cansado y fastidiado por todas esas situaciones, se aprovecha del proceso de modernización para  ofrecer a Aurelio Sobrevilla Castellanos, quien en ése entonces era el Secretario General de nuestro Sindicato, junto con los demás compañeros del Comité Ejecutivo Nacional, el desaparecer las tiendas, incluso liquidarles a los trabajadores lo que hubieran invertido, comprándoles su mercancía, ofreció también ayudarlos económicamente para liquidar a los empleados de las tiendas cooperativas.

Se fragua el plan de desaparecer las cooperativas entre CAPUFE, Aurelio Sobrevilla y David Lara, quien era en ese momento Secretario de Fomento Cooperativo, los cuales firman un convenio, sin haber consultado, sin haber visto la repercusión nacional que este asunto iba a tener.  Habíamos iniciado con nueve cooperativas y para ese momento ya eran 70, las cuales dejarían de existir.

En 1998 llega a la Secretaría General de esta organización sindical, el compañero Martín Curiel Gallegos, justo cuando este acuerdo ya está firmado. Afortunadamente él había estado a cargo de todos los trabajos carreteros, lo que le permitió promover y organizar a los trabajadores, sembrando en ellos la semilla de la constitución de estas tiendas, y fue él quien les recordó que la instalación de esos negocios fue con autorización de las autoridades viendo precisamente las bondades que esto podría traer para el autoconsumo y para poder ganar un centavo de manera legal.

Es importante comentar que el Comité Ejecutivo Nacional en turno,  siempre de una u otra forma recibió aportaciones y que para ese entonces ya se había reglamentado en nuestro estatuto, que las tiendas cooperativas tenían que darle una cuota al sindicato de manera mensual, y esta sería  la misma cantidad que le tocaba a cada socio. En ese sentido, en el año de 1995, se acuerda que sea el equivalente a  2 aportaciones, de lo que se le da al socio, lo que se haga llegar a la Secretaría de fomento cooperativo del Comité Ejecutivo Nacional, con la finalidad que el Comité pudiera promover, con esos recursos que iban a capturar, la constitución y nacimiento de nuevas cooperativas, siendo esto, algo que no había sucedido en la historia de nuestro Sindicato.

Tomando en cuenta que nuestro sindicato tenía 32, 33 años de vida, nos comenta nuestro líder nacional Martín: ¨Creo que el haber heredado nosotros, un acuerdo de quienes estaban a cargo del sindicato y el director del organismo, como fue la desaparición de las tiendas cooperativas fue la parte más dolorosa, la parte que más nos preocupó.¨

En esos años ya estaba al frente de CAPUFE el Lic. Gustavo Carbajal Moreno, como Director General, por lo que Martín lleva a cabo una serie de planteamientos para revertir el daño heredado. Mientras en la caseta de Palmillas y la 6 de Querétaro, se estaban  suscitando confrontaciones entre nuestros compañeros, con la gente que llego a tumbar, a destruir las cooperativas. Hubo golpes entre los empleados que habían contratado para ir a tirar las tiendas, empleados de confianza que habían ido de las Oficinas Generales para llevar a cabo este proceso y los cooperativistas,  todo derivado de la firma del convenio para desaparecer nuestros.

El Comité Ejecutivo Nacional, encabezado por Curiel, se avocó a defender las tiendas cooperativas, realizando una serie de propuestas al Director General, ya que con el proceso de modernización, era un requisito que las tiendas tenían que estar a un kilómetro de distancia de las casetas y pese a eso lograron convenir además, que lo que se nos iba a destruir a quitar, se nos repusiera con nuevos espacios, dignos y suficientes para trasladar ahí nuestras tiendas y de esa manera construye CAPUFE, en aquel tiempo, nuevos espacios para nuestras tiendas cooperativas.

Se tuvo que invertir dinero de los trabajadores, de las sociedades cooperativas, porque lo que hacia CAPUFE era un espacio pequeño, una construcción de apenas 10 por 6 metros, espacio que no era suficiente y que requería una serie de inversiones para que estuviera en condición apta para lo que se requería. Teníamos que cumplir con todas las exigencias de CAPUFE al respecto, como lo eran y son los baños dignos y gratuitos para los usuarios, que las tiendas regularan sus precios, ya que las tiendas abusaban del público cautivo y es así que el C.E.N  inicia a regular los precios, a estar al pendiente de la regularización de las tiendas, a prestarles dinero para invertir en las mismas, para poder mejorar su imagen, etc., esto sucede en 1998, 1999, siendo las acciones tomadas lo que hace que se salven las cooperativas.

En 1998, no existe una sola tienda cooperativa en todo el país que estuvieran en terreno propio, era impensable que esto pudiera llegar a suceder y que los mismos socios fueran dueños de los terrenos.  En Alpuyeca se logra colocar la primer tienda que fuera en terreno propio, siendo de los  trabajadores de conservación, y se logra la segunda, también de trabajadores de conservación en la autopista de Querétaro, la tercera fue en Amozoc, Puebla, de los compañeros de conservación y ahí mismo se obtiene la cuarta que es del personal de operación de la caseta 26 de Amozoc, posteriormente la caseta 5 de palmillas coloca la suya también en terreno propio y de esa manera vamos demostrando que organizados si podemos crecer.

Actualmente contamos con 95 tiendas en todo el País, y todos los compañeros cooperativistas han sido orientados, representados y defendidos. Actualmente la mayoría de las tiendas cooperativas ya están constituidas, están pagando impuestos, podemos competir contra los demás negocios que se establecieron. Se han tomado acciones de peso, este Comité Ejecutivo Nacional, primero para que todos cuenten con un Acta Constitutiva, así como instalando puntos de venta,  para que haya una transparencia, primero en el manejo de estos recursos que se están adquiriendo y después estar vigilando constantemente para que no suban los precios que se dan a los usuarios.

Es importante hacer conciencia, dejar claro en los trabajadores que el C.E.N. está pendiente de estas sociedades cooperativas, y es necesario hacer de su conocimiento que es el C.E.N. quien afronta la responsabilidad y  forma parte de estas sociedades.

Es un error pensar que los trabajadores son únicos dueños de las tiendas cooperativas, no son autónomos, quien piense así está equivocado. Lo anterior se fundamenta en el principio de que se necesita primero ser empleado de CAPUFE y después ser sindicalizado, para tener el derecho de pertenecer a una sociedad cooperativa. La autorización la otorgó CAPUFE al Sindicato y que el Comité Ejecutivo Nacional esté al pendiente de ellas, que se administren a través de los trabajadores. Luego entonces es una concesión que se tiene por ser trabajador de CAPUFE y ser sindicalizado, es un requisito que hoy está establecido en las reglas que rigen al Sindicato por medio del Estatuto Vigente.

La misión de todas estas tiendas es  ganar lícitamente un centavo ofreciendo un servicio dignos, entre los que se pueden indicar el contar con servicios de sanitarios gratuitos y limpios, que cumplan con los requerimientos que los usuarios de las autopistas demandan. Siendo éstos conceptos lo que no se ha podido cumplir al 100%, debido a la falta de compromiso de los cooperativistas, sin embargo se están buscando las herramientas y los medios para disciplinara y sancionar si fuera el caso a quien no cumpla con este requerimiento que hizo CAPUFE al Sindicato.

La visión de estas tiendas cooperativas  es convertirlas en áreas al servicio de los usuarios de las autopistas, dando un servicio de calidad y calidez, lo que se verá reflejado en un aumento de  las utilidades para cada socio, así como ir adquiriendo al margen del derecho de vía terrenos que nos permitan construir ya en nuestra propiedad el crecimiento para ofrecer un servicio al nivel de las exigencias que existen hoy y que nos la demandan nuestros clientes.

Por tal motivo es motivo de orgullo y alegría informar a todos ustedes que con fecha 25 de Mayo de 2015, de manera histórica la actual representación sindical firma CONVENIO PARA REGULARIZACIÓN DE LAS TIENDAS COOPERATIVAS SINDICALES.

Gracias a la buena disposición e interés institucional de las autoridades del Organismo y de manera principal, del director Jurídico, Jorge Martín Jiménez Zárate y del Lic. Julio César Rodríguez Alpízar, así como de nuestro compañero Secretario General, Martín Curiel Gallegos y Jesús Antonio Azcárrrega Baldenebro, Secretario de Fomento Cooperativo y Desarrollo Social, de nuestro Sindicato; se llevó a cabo la firma de importante convenio con fecha 22 de los presentes, tendiente a: Llevar a cabo la regularización de las tiendas de conveniencia que administra el sindicato, tanto en la red propia como en la Red Fonadin.

Cabe destacar, que como lo estipula el acuerdo en una de sus cláusulas en, el esquema bajo el cual se regularizarán las referidas tiendas, el sindicato contará con el apoyo y la Asesoría del Organismo. Este importante e histórico acuerdo, del cual no existen antecedentes en la vida tanto del Organismo como del Sindicato, tiene como principal objetivo, el cumplimiento de:

          1.        El plan Nacional de Desarrollo, que señala: “Desarrollar los sectores estratégicos del país”

 

          2.      “Incrementar la productividad y autosuficiencia financiera para el fortalecimiento del desempeño del Organismo”

 

        3.        “Desarrollar e instrumentar un programa de aprovechamiento del Derecho de Vía” (entre otros) Una vez que lleguemos al siguiente paso, que se refiere al esquema con el cual se iniciará la regularización, estaremos en condiciones de informarles.

 

Agradecemos y reconocemos a las áreas de jurídico y derecho de vía, por su atención y disposición  para la solución de este añejo problema, que vendrá a dar certeza y tranquilidad a nuestros representados y a sus familias.