En el majestuoso salón Alcázar del Castillo de Chapultepec, se llevó a cabo el 15 de enero de 208, este importante evento,  el cual fue presidido por el Dr. Roberto Karam Araujo, Presidente de la central convocante y quien tuvo bien invitar como cada año a nuestro Secretario General Martin Curiel Gallegos, misma invitación que atendió de manera puntual. También se contó como cada año con la distinguida presencia del Mtro. Horacio Chavira Cruz, Director de Salud del IMJUVE, Mtra. Carmen Fernández Cáceres, Directora General del Centro de Integración Juvenil, Dr. Javier García Zarco, Asesor de la Secretaría General del ISSSTE, Dr. Manuel Mondragón y Kalb, Comisionado Nacional contra las Adicciones, así como otras personalidades del presídium.

 

Cada uno de los antes mencionados, dirigieron en el uso de la palabra, sentidos mensajes alusivos a los importantes temas ahí tratados, tocando después el turno a nuestro Secretario General, versando el tema en lo referente a los daños del alcoholismo y consecuencias en la familia, del cual extraemos algo de lo más esencial de dicha exposición.

 

El trabajo educativo e informativo en las propias familias, es imprescindible para la debida prevención en el consumo del uso y abuso del alcohol. La etapa más difícil es cuando los hijos llegan a la adolescencia por las razones naturales de la transición, enfrentando serios problemas que entorpecen la necesaria comunicación que se debe abordar de manera fluida y eficaz en el seno de la familia, haciéndoles crear conciencia de que el alcoholismo es uno de los mayores destructores del amor, la convivencia y por ende, las buenas relaciones familiares.

 

Ordinariamente, la familia en vez de afrontar el problema, hace todo lo posible por ocultar o negar el problema del alcoholismo ya existente, pues a ojos de la sociedad es vergonzante y esta negación de algo patente, obliga a la familia a vivir su vida alrededor del alcoholismo, que les rige de manera absoluta.

 

Es por ello, que debemos crear conciencia, no solamente en los trabajadores de nuestra institución y en sus hijos, si no en todos los ámbitos de nuestra sociedad en todo el País.

VER FOTOGRAFIA.